Del Mont Blanc al Cervino

Crònica del Trekking Chamonix a Zermatt que realitzaren na Marta Florit i en Miguel Angel Gil:

Un cop finalitzada la CCC, volíem aprofitar que som als Alps i per “amollar cames” partirem a fer el Trekking de Chamonix a Zermatt. Vist el Mont Blanc, teníem l’objectiu d’arribar a veure el Matterhorn (o Cervino).

Varem dividir el trekking de 200km amb 13.000m de desnivell positiu en 11 etapes on caminavem una mitja de 6 hores diàries, amb alguna etapa més dura de fins a 8,5 hores i incloent una etapa curteta de descans més o manco a la meitat del trekking.

Cada etapa es tracta de passar a la següent vall i, per tant, toca cada dia pujar un coll, que s’aproximen als 3000m (2800m, 2900m). Així que de 1000m+ al dia no t’en salves. Es una ruta dura però preciosa.

Els primers dies tocaven les etapes més llargues, i es va notar el cansament que duiem a les cames. Però les vistes eren impressionants i curaven tots els mals. En general, vam disfrutar d’unes vistes meravelloses, sempre i quan el temps ens ho permetia. Crec que no ens podem queixar del temps, més o manco ens va respectar. Si es cert que ens va ploure i varem tenir inclòs alguna nevada o calabruix. Però per lo general varem podem disfrutar de caminar la major part del temps. I potser, algunes hores no veiem res pels niguls, però al llarg del dia ens podíem recrear amb alguna preciosa estampa.

Destacar algún pas complicat com el pas des Chevres, el qual jo que tenc una mica de vertígen, vaig preferir dur una corda per anar més segura. I les dues darreres etapes que coincideix amb l’anomenat Europaweg on hi ha alguns trams bastant aeriis i, a més, trams amb senyalitzacions d’alerta per desprendiments. I vam tenir l’oprtunitat de passar pel recent inaugurat pont Europabrücke, considerat el pont penjant més llarg del món, amb quasi 500 metres de llongitud.

Etapes:

  1. Le Tour – Relais d’Arpette 23km 1700m+
  2. Champex Lac – Cabane du Mille 20km 1700m+
  3. Cabane du Mille – Cabane du Louvie 17km 1200m+
  4. Cabane du Louvie – Cabane du Prafleuri 17km 1200m+
  5. Cabane du Prafleuri – Arolla 20km 900m+
  6. Arolla – Grimentz 19km 1200m+
  7. Grimentz – Zinal Etapa de descans 2,5h 9km 300m+
  8. Zinal – Grüben (amb extra) 27km 2000m+
  9. Gruben – St Niklaus – Grächen 14km 1150m+
  10. Grächen – Europahütte 20km 1400+
  11. Europahütte – Zermatt 20km 900m+

Anuncis

Crónica de la CCC per Marta Florit

El día de la carrera amanece nublado y las previsiones no son buenas, incluso nos han notificado un cambio en el recorrido a causa del tiempo.

Esto aumenta los nervios, además el bus de la organización llega tarde. Llegamos muy justos, necesito la paradita para ir al baño, hay que ir corriendo.

Finalmente llegamos a las 8:50 horas a Courmayeur, sorprendentemente aquí hace sol. A toda prisa y entrando corriendo al cajón de la salida. Bufff… menos mal que salimos en la segunda tanda, vaya extrés!

9:15h dan nuestra salida, el ambiente pone los pelos de punta, se monta una gran fiesta. En los primeros minutos me duele todo, hasta que el cuerpo calienta y los nervios se calman.

Miguelón y Sergio empiezan fuerte, la carrera es muy larga, los dejo ir y seguimos Rocío y yo a nuestro ritmo, más tranquilas. El inicio de la carrera es una subida sin descanso hasta la Tete de la Tronche a 2600m, vamos todos en fila a un ritmo tranquilo pero aun así se hace dura. Al llegar arriba me emociono y empiezo a adelantar gente bajando, ahí pierdo a Rocío. Tenía ganas ya de mover las piernas y para abajo todo ayuda. El camino es sencillo y en la otra ladera las montañas con los neveros, preciosas vistas.

Llegando a Bertone, el primer avituallamiento, están mi primo Pedro y un poco más abajo Marc, grabando y dando ánimos, me da un subidón. No me paro mucho, relleno de agua y salgo. Ahora viene un terreno más llano y más corrible, un sube baja que me había propuesto ir tranquila y reservona, pero me siento bien y voy corriendo y adelantando gente, quizás me pase factura después. Al llegar a Bonati una sorpresa, ahí están Miguelón, Sergio y Javi y al poco llega Rocío. Nos hacemos una foto y salimos todos juntos.

Poco a poco cada cual va cogiendo su ritmo y nos vamos distanciando. En Arnuaz nos esperan con fotos y ánimos Imma, María y Bernat. De nuevo nos volvemos a juntar todos, una foto y salimos.

Y empezamos la larga subida al Grand Col Ferret, los chicos se me escapan y yo empiezo con problemas de estómago. La subida se me hace larguísima pero al llegar arriba entre la niebla, viento y frío encuentro a los chicos de nuevo que se están abrigando y me da una alegría, no estaban tan lejos. Vaya cambio de temperatura al otro lado del collado, me paro yo también a abrigarme, al poco llega Rocío y los chicos ya siguen. Recuerdo que llevo un plátano, quizás me siente bien no he podido comer nada desde el avituallamiento.

Bajada hasta La Fouly donde me esperan mis primos y también mis tios. Me encuentro mejor, paradita en el baño y como bien en el avituallamiento. Veo los videos de mis amigas y mi hermana que han enviado para darme ánimos. Gracias mis niñas!!! Y salgo a hablar un rato con la familia, aquello parece una rueda de prensa , mis tios, mis primos preguntado, grabando vídeos y haciendo fotos.

Salimos todos juntos de nuevo, toca un tramo de asfalto, varios kilómetros en bajada. Yo me encuentro bien y voy tirando, Miguelón me va frenando a cada tanto, tranquiiiila… No me he dado ni cuenta pero hemos perdido a Rocío, se ha quedado atrás. Seguimos nosotros 4 a buen ritmo, pasan mis primos con el coche animando y un poco más abajo nos esperan de nuevo también con mis tíos, más ánimos y más videos. Esto da un subidón!

Pasamos por un pueblecito donde en una casa están ofreciendo café o té a los corredores. El buen ambiente que se vive en toda la carrera es increíble. Al poco empieza a llover, nos refugiamos para ponernos el chubasquero y empezamos la subida a Champex Lac. Allí están de nuevo mis primos. Primer avituallamiento de asistencia. Hacemos una parada bastante larga, comemos bien, un plato de pasta, sopa, queso… me cambio, me pongo ropa seca y me abrigo para la noche.

Cuando salimos ya es noche negra y está lloviendo fuerte. Se nota el frío, hasta que entramos en calor. Bordeamos el lago, que ni lo vemos, lo intuimos. Y nos metemos en el terreno que va a suponer la segunda mitad de la carrera, un barrizal. Hay mucho barro y resbala mucho, no se puede correr nada, voy frenándome con los bastones a cada paso.

En Champex Lac llevábamos una hora de adelanto respecto al planning pero a partir de aquí empezamos a ir más despacio y vamos recuperando ese tiempo que habíamos adelantado.

En Trient están mis primos de nuevo y también Ludi, que ha venido en tren y no podía llegar antes. Un lujazo, el apoyo de los primos franchutes! Los chicos se tienen que cambiar, yo ya lo he hecho en Champex Lac, así que decido no pararme tanto y salgo sola primero. Viene una dura subida y a mi me cuestan más, así subo tranquilamente y ya me pillarán.

Al poco me pilla Javi, al verlo pienso que no me han dejado apenas tiempo, pero es que él también ha salido antes. Sigue un rato detrás mio, pero se cansa de mi ritmo tortuga y coge su ritmo y no tardo nada en perderlo de vista. La subida se me hace dura, pese a ir tranquila. Empiezo a tener dolores en la cadera, ya es casi al final de la subida cuando escucho a Miguel y Sergio que están un par de curvas más abajo. Sigo un poco más y busco un sitio para pararme a estirar y así los espero. He aguantado 80km muy bien, pero ahora ya empieza a pesar todo.

La bajada se hace aun más dura. Llego a Vallorcine con bastantes molestias. Estoy tan preocupada con este tema que me descuido un poco de comer. Mi primo busca si tiene alguna crema y me da unas pastillas de magnesio. Al final Imma me da Radio salil que lleva en la bolsa de Rocío, me pongo un poco y dedico un poco de tiempo a estirar.

Salimos Miguel, Sergio y yo, pensando que ya sólo queda el último tramo.

Pensábamos que nos habían quitado la última subida y este tramo sería más facil pero Marc ya nos ha explicado un poco que han añadido una bajada y otra subida, al final el desnivel será el mismo.

La primera parte hasta el Col de Montets, es una subida sencilla y sorprendentemente el radio salil ha hecho efecto, ya no noto dolor. Vuelvo a recuperar las buenas sensaciones. Tomamos la nueva subida del cambio de recorrido, se hace dura pero corta, de repente volvemos a bajar. No hemos pasado por La Flagere, es todo un poco confuso, no sabemos que nos depara. Me quedo sin pilas y tengo que cambiar el frontal, Sergio continua, va bastante tocado y prefiere no parar.

De repente empieza una bajada bastante técnica, con piedras altas que sumadas al fango es ir pendiente a no caerse en cada paso, se hace duro, muy duro. Hay saltos de más de medio metro y hace que me vuelvan todos los dolores. Empiezo a ponerme muy negativa, no puedo más, me duele todo y ya no me quedan fuerzas. A quién se le ha ocurrido este cambio de recorrido? Esto es brutal, cuando ya llevas 90km en las piernas. Intento que Miguel no se me escape mucho, pero me está costando horrores bajar. Por un momento pienso que ya nos mandan para abajo, para Chamonix (Ilusa de mi…).

De pronto una flecha hacia arriba, y una señal de trekking que indica 1 hora 40 minutos a Le Flagere. No puede ser!!! Me vengo completamente abajo… Y rompo a llorar, llevaba un rato aguántandome… Se que voy a llegar, quedan apenas unos 10km hasta meta, pero también se que se va a hacer duro, muy duro. El mayor sufrimiento que he tenido en carrera fueron esas 3 últimas horas hasta Chamonix.

Creo que fue un cúmulo de todo, el agotamiento acumuludo por supuesto, la sobrecarga que a causa del barro había sido peor y además en las últimas horas fallé mucho en la alimentación. Así que me arrastré hasta meta.

Los últimos 3 kilómetros de bajada, ya eran una pista más fácil y Sergio propuso que nos pusieramos a trotar. A mi me dolía todo a cada paso, pero si ellos trotaban no me iba a quedar sola. Así que gracias a ellos llegamos por debajo de las 24 horas.

Al llegar a meta, más que feliz me sentí aliviada. Se acababa el sufrimiento. En ese momento ni siquiera lo disfruté. Y eso que estaban ahí todos esperándonos, mi familia francesa y todos los amigos, eufóricos de vernos llegar. Recuerdo a mi primo Marc, pasados unos minutos después de haber recogido el chaleco finisher que me dijo “Ahora ya sonríes”.

Cuando llegas tan mal, en un principio sólo piensas en lo mal que estás y en lo que has sufrido. Fue una carrera en la que sufrí muchísimo, más que nunca en una carrera. Pero echando la vista atrás, también fue una carrera en la que disfruté muchísimo durante 80 kilómetros en los que me encontré increiblemente bien. Así que me quedo con lo bueno. Sí!!! Soy FINISHER de la CCC!!!

Y ahora que ha pasado el tiempo, me quedo con un buen recuerdo. Eso sí, en los 80km está mi límite, por el momento.

Agradecer sobretodo el seguimiento, los ánimos y la gran ayuda de la familia francesa que han hecho que me sienta mejor que en casa. También a todos los que nos han seguido en la distancia, familiares y amigos. Y como no, a mi queridísima cuñada que siempre está para apoyar y animar.

PEP LLADÓ A LA TRANS-NOMAD ENDURO ADVENTURE RACE

La TRANS-NOMAD ENDURO ADVENTURE RACE és la primera competició d’enduro per etapes a Espanya de ciclomuntanyisme que permet descobrir i explorar algunes de les més espectaculars ascensions i descensos del Pirineu Aragonès, reservada per a un número limitat de participants que conviuen en
igualtat de condicions en un campament base durant quatre dies. Esdeveniment d’enduro que es va celebrar durant els dies 13-17 de setembre de 2017.

Va ser la segona edició on cercaren noves ascensions, nous reptes que superar, per a després gaudir dels millors descensos dels nostres Pirineus.

En Pep Lladó, va participar enguany a aquesta prova i ens explica una mica allò viscut:

Dia 1:
Pujada al Portillon portant la bici a l’esquena. La baixada molt tècnica amb molta corba tancada, molta pedra i roca, però molt neta.
Pujàrem a l’Hospice de France pedalant i plovent.
El Prat de la Hont, preciós, divertit i exigent ( semblava un bosc d’en Tolkien)
Dormim al càmping de Les bagneres de Luchon. On continuava plovent.
Dia 2:
Per variar en despertàrem amb pluja. Ens varen dur amb bus fins l’entrada del túnel de Vielha, Port de la Forqueta que pujàrem en unes 2 hores passant a Espanya, portant la bici i nevant. Després del T1 amb furgonetes ens aproximaren fins a la pujada del Comodoto de 1825 metres.
El primer tram de baixada, per inclinació, estat del sol i traçat, crec que és el més difícil que he baixat mai.
La resta va ser molt divertit, llevat que al darrer enllaç ens perdérem uns 6 corredors i férem uns 15 kilòmetres extra que al dia següent pesaven.
Dormim, poc, al càmping de Bielsa.

Dia 3:
Ens aixecàrem a les 5 del matí, la lluna encara alta, berenàrem i carregàrem les bicis.
Marcava 3°C. En varen fer el trànsfer en furgo fins a Olbón de Urbiceto i vàrem portar la bici a l’esquena fins al Puerto de la Madera. Baixada espectacular, llarga, llaaaargaaa i
exigent, com a totes. Els bike-Patrols molt pendents dels trams perillosos.
Arribàrem al fons de l’avall de Tabernés i per vorera del riu a l’avituallament a Bladós.
26 kilòmetres de pujada fins al T3 i jo no vaig pensar a agafar aigua. Aquí començaren els meus problemes. Quan arribàrem a dalt va entrar vent gelat, acompanyat de neu. Vaig menjar tot el que duia però estava deshidratat. El T3 va ser un infern per a mi.
Baixava amb els frens clavats i sense reflexes vaig caure un parell de vegades, sense més conseqüències, perdent un temps preciós, però era el que hi havia.
Arribàrem al càmping de Castejón de Sos i es va posar a diluviar per unes hores.
Dia 4:
Tot va anar rodat, més o menys recuperat. Pujarem unes 2 hores bici a l’esquena i ens esperaven unes vistes impressionants dels Pirineus! Des de la Pianna Pomé. Un descens molt variat.
El T2 va súperar el T1, una baixada per un bosc d’alzines i roures, molt tècnic i exigent.
Acabàrem a Anciles, un poblet medieval molt ben conservat.

Un cop al T5 m’envaí una sensació estranya, mescla de ganes de que no acabés i d’arribar a meta. No se si va ser per això que el darrer tram era com si visqués un somni i tot fluís a càmera lenta, com a per assaborir els darrers metres d’aquella experiència fabulosa i inoblidable.
Cap lesió, cap avaria mecànica i tota una aventura a la que he quedat convidat a tornar!!!

5 PÒDIUMS A LA IV TRAIL NÒRDIC PALMA

El diumenge 24 de setembre, va tenir lloc la IV TRAIL NÒRDIC PALMA amb un canvi de recorregut bastant interessant.

Mallorca a Dalt de Tot Xtrem va estar representada per 18 corredors que gaudiren al màxim d’aquest recorregut, especialment trencagarrons per les pujades i baixades contínues.

Enhorabona per la segona posició absoluta de DAVID MARTÍNEZ, que de moment es situa 3er en la classificació de la copa, però necessita realitzar les 2 curses de llarga distància que queden. Ànims i a continuar endavant!!
Enhorabona també als 4 pòdiums de ROCÍO SAUCI, 3a F40; MARGALIDA FERRIOL, 1a F50, JOCHEN TÜFFERS 1r F50 i GORI MATEU, 1r M60.
Cal mencionar també la bona posició aconseguida per Sergio Martínez, que ja s’està recuperant de la lesió i va acabar en una 8a posició general.
Agrair-los a totes i tots l’esforç i que formin part d’aquest somni que és MALLORCA A DALT DE TOT XTREM, aúpa campiones i campions, descans i a prepara la pujada a Alaró que també té canvi de recorregut (interessant).
David Martínez  2 2 abM  1:05:36
Sergio Antonio Martínez 8 5 M30 1:11:14
Jochen Tüffers 18 1 M50 1:18:23
David Álvarez 22 14 M30 1:19:59
Toni Anglada 41 11 M40 1:25:49
Manu Martínez 68 18 M40 1:31:37
Gori Mateu 94 1 M60 1:38:26
Miguel Justícia 109 46 M30 1:41:08
Miguel Angel Gil 116 49 M30 1:42:19
Margalida Ferriol 121 1 F50 1:43:13
Marta Florit 151 6 F30 1:50:51
Rocío Sauci 152 3 F40 1:50:51
Miguel Angel Huelmo 153 4 M60 1:51:03
Javier García 156 55 M40 1:52:58
Alan Martínez 173 69 M30 1:58:01
Isidro Labrador 187 11 M50 2:03:13
Biel Andreu 189 68 M40 2:03:29
Moisés Hernández 203 75 M30 2:10:10

Crònica de la CCC per Paqui Vázquez

Este año ha sido difícil para mí, y además me toca ir a correr la carrera del Mont Blanc, una carrera que nunca he tenido en mente porque creo que me queda grande.

Después de un verano muy calentito, ha llegado el día de la carrera.

Nos dirigimos a coger el bus de la organización, yo no voy bien, pero veremos cómo se presenta el día. Después de tener que esperar bastante tiempo al bus llegamos a Coumayer, tenemos que correr para entrar en el cajón que nos toca, la emoción que se siente al estar allí no se puede explicar. Nos despedimos de Inma, María y Bernat.

Dan la salida y empezamos a subir, las vistas son espectaculares, vamos subiendo y llevo casi tres horas cuando me empiezan los calambres en los gemelos y en los tibiales, el estómago me duele y parece que voy a vomitar, los brazos me empiezan a temblar, me entran muchas ganas de llorar, lo que me temía me está tocando, al final no me queda más remedio que sentarme a un lado del camino e intentar comer algo y que se me pase, no me entra casi nada de alimento, creo que no voy a poder terminar, es una carrera muy larga y acabo de empezar, continuaré hasta donde pueda y donde me coja el cierre de carrera tendré que retirarme.

Empiezo a caminar, hago un par de fotos y continuo, el sitio es precioso. Llego arriba a Tete De La Tronche y empiezo a bajar hasta llegar al primer refugio, recargo de líquido y tomo un poco de caldo, entra bien, es lo único que me pasa, continuo y acabo llegando al refugio de Bonati, me cuesta mucho y sigo sin poder comer. Empezamos a bajar y llego al siguiente avituallamiento, que alegría cuando veo a Inma y Bernat, les comento que no estoy muy bien, pero que voy a continuar hasta donde pueda, recargo y continúo. Toca subir el Grand Coll Ferret, que debe de ser muy bonito, pero no se ve nada, llueve, hace mucho frío y hay una niebla total. Cada vez me voy encontrando un poco mejor, aunque sólo puedo tomar líquido. Así voy pasando por otro avituallamiento hasta llegar al de Champex-lac, si continúo así tal vez puedo terminar, me empiezo a encontrar mejor, el sitio está a tope, me cuesta mucho encontrar un sitio donde pueda cambiarme y comer algo, cuando lo consigo puedo comerme un cuenco de pasta, me coloco el chubasquero y me voy. Empieza una noche dura, ha estado lloviendo y todo el terreno es una pista de barro, es imposible correr, parece la noche de los muertos vivientes, llenos de barro, tapados y en fila india bajando o subiendo, nadie mete prisa a nadie, es imposible ir más rápido sin caerte. Así voy continuando hasta llegar a Trient, me da una alegría enorme ver a Inma, le digo que me encuentro mejor, si continúo así puedo llegar. Acabo llegando a Vallorcine, sigo con caldos, no he podido comer nada más, se va haciendo de día, ya queda menos, no subimos a Tete Aux Vents, hace mal tiempo y nos desvían hacia otra subida, me quito el chubasquero y continúo hasta llegar al penúltimo avituallamiento, ya solo me queda llegar a Chamonix, 8 km de bajada, duros porque me duele mucho la cintilla. Llamo a Bernat y le digo donde estoy, corro todo lo que me deja correr la cintilla, me encuentro bastante bien para lo poco que he podido comer, a un par de kilómetros de la meta se pone a llover fuerte, tengo que parar y sacar el chubasquero, sigo corriendo y empiezo a entrar en el pueblo, toda la gente está animando a todos los que pasamos, un señor me dice “ya está, mira lo que has conseguido” y no lo sabe bien lo que me ha costado.

Es difícil de explicar la emoción que siento al llegar y pasar por meta, una alegría y satisfacción enorme. En los últimos metros me acompaña Bernat, lo he conseguido!!!

Crónica de la CCC per Rocio Sauci

En los últimos días todos mis amigos, compañeros, conocidos.. todos los que por redes sociales o por proximidad, sabían que comenzaba una aventura llamada CCC, y que no es un curso de guitarra!

Sino una carrera que rodea parcialmente el macizo del Montblanc , y que recorre 3 países a través de sus 101km de recorrido… me dicen…. hay que estar muy locoooo!…. y a todos les contesto… Con la cabeza se ganan carreras… las piernas solo te llevan hasta la meta! y por supuesto que hay que estar loco para generar retos que te saquen de la monotonía y que te hagan sentirte vivo!

Para mí este reto ha sido un cúmulo de sensaciones, sentimientos, satisfacción y orgullo que jamás olvidaré.

No se es nadie sin amigos, que te ayuden y en los que te apoyes para llegar. Es imposible llegar a meta sin un entrenador que te diga lo que tienes que hacer durante toda la preparación, sin unos compañeros que con el paso de los meses se convierten en buenos amigos, con los que compartir las horas de entreno, kilometros y kilometros de asfalto, pista y montaña. Personas increibles que son capaces de acompañarte por 3 paises para estar contigo un ratito en un avituallamiento, traerte ropa seca y decirte … no tengo ninguna duda en que puedes conseguirlo… un compañero de vida que se resigna a no verte durante 16 horas al día porque estás trabajando y cuando acabas tienes que entrenar y cuando llegas estás cansado… y sin embargo siempre está para preguntarte como te ha ido el día y alentarte a que mañana más y que ya queda poco.

El dia de la carrera es nervios, miedo, incertidumbre… pero se inicia la cuenta atrás… cruzas el arco de salida… y se dispersa toda la niebla que había sobre tu cabeza… ya está … estás en camino… y empiezas a disfrutar del ambiente, las personas que te rodean, gente que no has visto y que probablemente no volverás a ver…pero que en ese momento está sintiendo exactamente lo mismo que tú…

De repente cada uno de los componentes del grupo de 6 personas que salimos juntas se dispersa, cada uno toma su ritmo y hace su carrera. Que alegría más grande cuando en el segundo refugio me encuentro a 4 amigos! no me lo puedo creer… salimos juntos y poco a poco nos volvemos a dispersar y así en cada refugio y en cada avituallamiento.

Gran parte de la carrera se la debo a ellos, ni te imaginas como estira las piernas el pensar que si voy rápido los pillo en el próximo y necesito verlos! Una mención muy especial para Imma Gil, María , Marc y Pierre. Si duro es hacer una carrera, no me veo con coraje de hacer un seguimiento como hicieron ellos, como en un villancico… con lluvia, viento y frio, durante 24h nos persiguieron por los 3 paises para darnos ánimos.. solo …y tanto!

No me canso de ver el video de la llegada, veo mucho cariño y mucha emoción. El terminar una carrera como la CCC es muy emocionante y gratificante, pero acabar y que todos tus amigos te esperen, cansados y con frio para abrazarte y llorar contigo … NO TIENE PRECIO!

Crònica de la CCC per Javi Garcia

Tantes hores de cursa donen lloc a molts de moments que cadascun viu a la seva manera.

Com va viure en Javi la cursa?

Llegar a Chamonix ver la cara de mi hija y sentir su mano apretándome con fuerza, corriendo conmigo los últimos 200 m no tuvo precio…

Meses de preparación, de entrenos agotadores, me llevaron a poder disfrutar “con garantías” de una de las mejores carreras de montaña del mundo, carrera dura, muy dura por la climatología adversa; frío, lluvia, niebla y barro.

Un problema visual en el ojo derecho me acompañó desde el refugio Bertone (km 15) que me impedía ver con normalidad, las dichosas calcificaciones me dañaban la córnea km a km, sin saber si podría acabar la prueba o si llegaría al siguiente punto de control. Ley de Murphy, sin gafas de sol, claro iba a llover todo el camino!!!, el sol me molestaba a rabiar, entonces apareció Miguelón que generosamente me ofreció sus gafas y gracias a su gran gesto pude proteger el ojo del sol, del viento y de la ventisca (mil gracias amigo). Cada km era un suplicio, pinchazos en el ojo, el único alivio era apretarlo hacia adentro y esperar a que parara…

Desde Bonatti hasta Trient compartimos camino varios amigos daltonianos y un simpatizante. Hicimos kms gratis, de esos que se pasan sin darte cuenta al ir hablando. Desde Trient hasta meta nos distanciamos algo más, cada uno con sus problemillas, mi ojo me mataba, no enfocaba bien, no tenía profundidad de campo, llegaba la parte más técnica y la cosa se complicaba, increíblemente sólo me tropecé una vez…

La bajada a Chamonix coincidió con el amancer, aparecieron varias cumbres nevadas que no lo estaban el día de antes; madre lo que cayó durante la noche.

La penúltima curva dentro del pueblo; una figura humana de 130 cm que veía medio borrosa, me esperaba con una gran sonrisa, me tendió la mano, estrechó la mía con fuerza y me dijo “vamos papá que ya llegas, yo te acompaño”.