Crónica de la CCC per Marta Florit

El día de la carrera amanece nublado y las previsiones no son buenas, incluso nos han notificado un cambio en el recorrido a causa del tiempo.

Esto aumenta los nervios, además el bus de la organización llega tarde. Llegamos muy justos, necesito la paradita para ir al baño, hay que ir corriendo.

Finalmente llegamos a las 8:50 horas a Courmayeur, sorprendentemente aquí hace sol. A toda prisa y entrando corriendo al cajón de la salida. Bufff… menos mal que salimos en la segunda tanda, vaya extrés!

9:15h dan nuestra salida, el ambiente pone los pelos de punta, se monta una gran fiesta. En los primeros minutos me duele todo, hasta que el cuerpo calienta y los nervios se calman.

Miguelón y Sergio empiezan fuerte, la carrera es muy larga, los dejo ir y seguimos Rocío y yo a nuestro ritmo, más tranquilas. El inicio de la carrera es una subida sin descanso hasta la Tete de la Tronche a 2600m, vamos todos en fila a un ritmo tranquilo pero aun así se hace dura. Al llegar arriba me emociono y empiezo a adelantar gente bajando, ahí pierdo a Rocío. Tenía ganas ya de mover las piernas y para abajo todo ayuda. El camino es sencillo y en la otra ladera las montañas con los neveros, preciosas vistas.

Llegando a Bertone, el primer avituallamiento, están mi primo Pedro y un poco más abajo Marc, grabando y dando ánimos, me da un subidón. No me paro mucho, relleno de agua y salgo. Ahora viene un terreno más llano y más corrible, un sube baja que me había propuesto ir tranquila y reservona, pero me siento bien y voy corriendo y adelantando gente, quizás me pase factura después. Al llegar a Bonati una sorpresa, ahí están Miguelón, Sergio y Javi y al poco llega Rocío. Nos hacemos una foto y salimos todos juntos.

Poco a poco cada cual va cogiendo su ritmo y nos vamos distanciando. En Arnuaz nos esperan con fotos y ánimos Imma, María y Bernat. De nuevo nos volvemos a juntar todos, una foto y salimos.

Y empezamos la larga subida al Grand Col Ferret, los chicos se me escapan y yo empiezo con problemas de estómago. La subida se me hace larguísima pero al llegar arriba entre la niebla, viento y frío encuentro a los chicos de nuevo que se están abrigando y me da una alegría, no estaban tan lejos. Vaya cambio de temperatura al otro lado del collado, me paro yo también a abrigarme, al poco llega Rocío y los chicos ya siguen. Recuerdo que llevo un plátano, quizás me siente bien no he podido comer nada desde el avituallamiento.

Bajada hasta La Fouly donde me esperan mis primos y también mis tios. Me encuentro mejor, paradita en el baño y como bien en el avituallamiento. Veo los videos de mis amigas y mi hermana que han enviado para darme ánimos. Gracias mis niñas!!! Y salgo a hablar un rato con la familia, aquello parece una rueda de prensa , mis tios, mis primos preguntado, grabando vídeos y haciendo fotos.

Salimos todos juntos de nuevo, toca un tramo de asfalto, varios kilómetros en bajada. Yo me encuentro bien y voy tirando, Miguelón me va frenando a cada tanto, tranquiiiila… No me he dado ni cuenta pero hemos perdido a Rocío, se ha quedado atrás. Seguimos nosotros 4 a buen ritmo, pasan mis primos con el coche animando y un poco más abajo nos esperan de nuevo también con mis tíos, más ánimos y más videos. Esto da un subidón!

Pasamos por un pueblecito donde en una casa están ofreciendo café o té a los corredores. El buen ambiente que se vive en toda la carrera es increíble. Al poco empieza a llover, nos refugiamos para ponernos el chubasquero y empezamos la subida a Champex Lac. Allí están de nuevo mis primos. Primer avituallamiento de asistencia. Hacemos una parada bastante larga, comemos bien, un plato de pasta, sopa, queso… me cambio, me pongo ropa seca y me abrigo para la noche.

Cuando salimos ya es noche negra y está lloviendo fuerte. Se nota el frío, hasta que entramos en calor. Bordeamos el lago, que ni lo vemos, lo intuimos. Y nos metemos en el terreno que va a suponer la segunda mitad de la carrera, un barrizal. Hay mucho barro y resbala mucho, no se puede correr nada, voy frenándome con los bastones a cada paso.

En Champex Lac llevábamos una hora de adelanto respecto al planning pero a partir de aquí empezamos a ir más despacio y vamos recuperando ese tiempo que habíamos adelantado.

En Trient están mis primos de nuevo y también Ludi, que ha venido en tren y no podía llegar antes. Un lujazo, el apoyo de los primos franchutes! Los chicos se tienen que cambiar, yo ya lo he hecho en Champex Lac, así que decido no pararme tanto y salgo sola primero. Viene una dura subida y a mi me cuestan más, así subo tranquilamente y ya me pillarán.

Al poco me pilla Javi, al verlo pienso que no me han dejado apenas tiempo, pero es que él también ha salido antes. Sigue un rato detrás mio, pero se cansa de mi ritmo tortuga y coge su ritmo y no tardo nada en perderlo de vista. La subida se me hace dura, pese a ir tranquila. Empiezo a tener dolores en la cadera, ya es casi al final de la subida cuando escucho a Miguel y Sergio que están un par de curvas más abajo. Sigo un poco más y busco un sitio para pararme a estirar y así los espero. He aguantado 80km muy bien, pero ahora ya empieza a pesar todo.

La bajada se hace aun más dura. Llego a Vallorcine con bastantes molestias. Estoy tan preocupada con este tema que me descuido un poco de comer. Mi primo busca si tiene alguna crema y me da unas pastillas de magnesio. Al final Imma me da Radio salil que lleva en la bolsa de Rocío, me pongo un poco y dedico un poco de tiempo a estirar.

Salimos Miguel, Sergio y yo, pensando que ya sólo queda el último tramo.

Pensábamos que nos habían quitado la última subida y este tramo sería más facil pero Marc ya nos ha explicado un poco que han añadido una bajada y otra subida, al final el desnivel será el mismo.

La primera parte hasta el Col de Montets, es una subida sencilla y sorprendentemente el radio salil ha hecho efecto, ya no noto dolor. Vuelvo a recuperar las buenas sensaciones. Tomamos la nueva subida del cambio de recorrido, se hace dura pero corta, de repente volvemos a bajar. No hemos pasado por La Flagere, es todo un poco confuso, no sabemos que nos depara. Me quedo sin pilas y tengo que cambiar el frontal, Sergio continua, va bastante tocado y prefiere no parar.

De repente empieza una bajada bastante técnica, con piedras altas que sumadas al fango es ir pendiente a no caerse en cada paso, se hace duro, muy duro. Hay saltos de más de medio metro y hace que me vuelvan todos los dolores. Empiezo a ponerme muy negativa, no puedo más, me duele todo y ya no me quedan fuerzas. A quién se le ha ocurrido este cambio de recorrido? Esto es brutal, cuando ya llevas 90km en las piernas. Intento que Miguel no se me escape mucho, pero me está costando horrores bajar. Por un momento pienso que ya nos mandan para abajo, para Chamonix (Ilusa de mi…).

De pronto una flecha hacia arriba, y una señal de trekking que indica 1 hora 40 minutos a Le Flagere. No puede ser!!! Me vengo completamente abajo… Y rompo a llorar, llevaba un rato aguántandome… Se que voy a llegar, quedan apenas unos 10km hasta meta, pero también se que se va a hacer duro, muy duro. El mayor sufrimiento que he tenido en carrera fueron esas 3 últimas horas hasta Chamonix.

Creo que fue un cúmulo de todo, el agotamiento acumuludo por supuesto, la sobrecarga que a causa del barro había sido peor y además en las últimas horas fallé mucho en la alimentación. Así que me arrastré hasta meta.

Los últimos 3 kilómetros de bajada, ya eran una pista más fácil y Sergio propuso que nos pusieramos a trotar. A mi me dolía todo a cada paso, pero si ellos trotaban no me iba a quedar sola. Así que gracias a ellos llegamos por debajo de las 24 horas.

Al llegar a meta, más que feliz me sentí aliviada. Se acababa el sufrimiento. En ese momento ni siquiera lo disfruté. Y eso que estaban ahí todos esperándonos, mi familia francesa y todos los amigos, eufóricos de vernos llegar. Recuerdo a mi primo Marc, pasados unos minutos después de haber recogido el chaleco finisher que me dijo “Ahora ya sonríes”.

Cuando llegas tan mal, en un principio sólo piensas en lo mal que estás y en lo que has sufrido. Fue una carrera en la que sufrí muchísimo, más que nunca en una carrera. Pero echando la vista atrás, también fue una carrera en la que disfruté muchísimo durante 80 kilómetros en los que me encontré increiblemente bien. Así que me quedo con lo bueno. Sí!!! Soy FINISHER de la CCC!!!

Y ahora que ha pasado el tiempo, me quedo con un buen recuerdo. Eso sí, en los 80km está mi límite, por el momento.

Agradecer sobretodo el seguimiento, los ánimos y la gran ayuda de la familia francesa que han hecho que me sienta mejor que en casa. También a todos los que nos han seguido en la distancia, familiares y amigos. Y como no, a mi queridísima cuñada que siempre está para apoyar y animar.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s