CRÓNICA DE LA CCC POR MIGUEL ANGEL GIL

2 años llevaba Sergio dando por culo para inscribirnos en esta carrera y 2 años marta poniendo excusas para no hacerlo. Al final, el no haber plazas para la Transvulcania fue la excusa perfecta para poder inscribirnos. Y la gran suerte que nos cogieron a la primera!!!.

Llegué con serias dudas por culpa de un dolor que me había cogido cariño en la planta del pie y no se quería ir. Increíblemente, el día de la carrera, al levantarme, no había ni rastro de molestia.

Nervios y lluvia fueron la antesala a la salida, a la que llegamos corriendo de milagro gracias a la eficiencia de los autobuses de la organización. 8:50 entrábamos en el cajón de salida dejando atrás a nuestros acompañantes, Inma, Maria, Marc y Pierre. La verdad que era divertido vernos, saltando, riendo, haciéndonos fotos y videos. Alrededor todo eran caras serias y concentración!!!

Cuando llego el momento fue como un bálsamo para los nervios. Ya estaba. De camino. Hemos salido!!!! Las calles estaban llenas de gente aplaudiendo y animando, cencerros y aplausos van sonando a nuestro paso. Vemos a a nuestros compañeros de aventura grabandonos y animandonos. Quedan 100kms.

A Javi ya no lo vemos porque había llegado antes y estaba posicionado en el cajón delante nuestro, y al salir del pueblo las chicas se quedan un poco rezagadas. Sergio y yo mantenemos un poco mas el paso, pero no tardamos en ponernos a caminar, ya que la salida es directa a la subida a la tete de la tronche y pronto el camino se pone muy cuesta arriba. Sergio va con ganas y yo prefiero ir reservon. Van pasando los kms y llegando a Bertonne nos encontramos con Marc y Pierre. Me alegro mucho al verlos. Avituallamos y al salir, Marc me dice que Marta está llegando…. Bueno, ya me pillará después, la conocemos todos no?? 😉

El camino hasta Bonatti es cómodo y muy bonito. Vamos trotando a paso alegre adelantando gente. Me siento muy bien. Y el pie sigue sin molestar. Genial!!! Llegamos al avituallamiento y la sorpresa viene al ir al baño. De camino me encuentro con Javi que estaba en un banco comiendo algo. me cuenta el problema que estaba sufriendo en el ojo derecho con clara preocupación. Un dolor punzante le estaba dificultando la visión. Un contratiempo serio a tan temprana hora de la carrera. Vamos al baño y ya sabéis quien aparece no? Efectivamente, Marta nos ha pillado. Era de esperar. Pero la sorpresa viene cuando aparece Rocio tambien!! Paqui se había quedado atrás y no habían vuelto a verla. Bueno, es una chica fuerte y mas que experta en estas lides. Nos hacemos una foto y seguimos todos juntos.

De camino a Arnouvaz Sergio se avanza a nosotros y yo me quedo con Javi. Va mal humorado y pesimista por culpa de ojo. Además, viendo el mal tiempo que hacia en Chamonix, no había cogido las gafas de sol, y ahora las echaba de menos. En ese momento se me encendió la lucecita y le ofrecí las mías. Yo llevaba una gorra y no estaba usando las gafas. Y al parecer le fueron de miedo. Me alegro muchisimo. En Arnouvaz nos encontramos a mi hermana, a Maria y a Bernat. Que alegría verlos!!! Y nos pasa mas o menos como en Bonatti. Poco a poco vamos llegando y nos volvemos a juntar los 5. Misma operación, comemos algo, foto y salimos para afrontar la subida al Gran col Ferret.

Solo el nombre ya da respeto, y Rocio llevaba semanas soñando con el. Yo creo que es allí donde empieza la carrera de verdad. Una subida eterna con mucho desnivel. Me encuentro bien y mantengo el paso. Poco a poco los compañeros se van quedando y el único que me sigue de cerca es Sergio. Debido a la niebla no puedo ver mas abajo y la temperatura es cada vez mas fría!! Nada, concentrado y para arriba adelanto mucha gente. Y al llegar arriba no se ve nada a mas de 3 metros. Nos paramos para abrigarnos para la bajada y poco a poco van llegando los demás. La bajada se hace eterna y parece que la Fouly no llegaba nunca!!! Pero las final lo conseguimos. Al llegar nos encontramos a los primos con sus padres. Que gran apoyo nos brindaron los franchutes. Allí hacemos un buen descanso y Marc nos comunica que nos han cambiado un tramo de carrera hasta champex por culpa del mal tiempo. Todo el camino es por asfalto. Pues ale.

Vamos trotando a buen ritmo toda la bajada. A Rocio la perdemos al poco de salir. Y en este punto es cuando la carrera da el giro de 180°. Nos empieza a llover y nos tenemos que parar antes de la subida a Champex para ponernos el chubasquero. En la subida tenemos el primer contacto con nuestro próximo compañero de carrera, el barro.

En Champex  Sergio. Y yo nos llevamos una mala noticia. Por culpa de la mala gestión de los autobuses de la organización, Maria y mi hermana no pueden llegar para darnos nuestras bolsas de vida. Yo hago lo que puedo con lo que llevo encima, pero Sergio está claramente mosqueado por el retraso. Bueno, se irán directas a Trient y nos veremos allí. Salimos ya de noche y con bastante frio. Yo tardé un rato en entrar en calor y quitarme la molestia que sentía en los dedos.

Marta sale con muchas ganas y se pone a tirar de nosotros en la subida a La Giete. Pero poco a poco, el barro y la larguísima subida tranquilizan el ritmo. Decenas de personas mas parecidas a extras de The walking dead subiendo por aquellas cuestas de barro. Era difícil hasta mantener el equilibrio en algunas ocasiones y poco a poco va haciendo mella en los ánimos del grupo. Javi sigue quejándose y las fuerzas empiezan a estar justas.  Lo  mas gracioso de este tramo fue un punto de control que nos encontramos bajando en un establo. Despues del control y sentarnos 2 minutos, Marta y Sergio salieron a toda leche, tanto que me pillaron a mediocomponer. Al ver que ya no estaban en el recinto salí solo, sin el frontal y sin los guantes puestos. El barro era muy resbaladizo en este tramo y encima había muy pocas señales. Me costó cogerlos, pero al final bajamos juntos.

A Trient ya llegamos un poco tocados Javi se adelantó, Sergio y yo llegamos después seguidos de Marta. A Rocio la seguíamos viendo al irnos de los avituallamientos y era una alegría saber que nos seguía de tan cerca. Y aquí si, aquí me encontré a mi hermana querida toda preocupada porque no había podido llegar a Champex. En Trient también llego Ludi, la novia de Marc que había llegado también para darnos ánimos. En Trient nos lo tomamos Sergio y yo con mas calma, tomamos recuperado, revisamos la comida que llevabamos y Sergio se cambió. Yo, la verdad, preferí no tocar nada. Iba un poco escocido, y me estaba poniendo vaselina por el camino para que no fuera a mas. Marta se fue antes que nosotros para no enfriarse demasiado y Javi se fue también al poco.

Al salir de Trient nos volvimos a encontrar con Rocio, la tia seguia ahí detrás como una jabata, aunque como a nosotros ya se la empezaba a ver tocada. Subiendo a Caton  fue cuando fui consciente de lo mal que iba Sergio. No tiraba para arriba y estaba muy negativo. Yo empezaba a notar las rodillas y la escocedura un poco mas. Y recordando la ultra del 2015 no me gustó nada. En la subida nos encontramos un punto de control donde hay una chica de asistencia medica. Me paro y le pido vaselina y me trae una pomada para escoceduras y quemaduras de la piel… cojonudo!!!!!! A esto Sergi ya había seguido y me encontraba detrás de la carpa… be, eso, ya podéis imaginar no?? Con mejores sensaciones tiro para arriba y pillo a Sergio y al rato nos encontramos a marta estirando en un lateral del camino. La fuerzas ya flaquean y tiene problemas en la cadera.

En Vallorcine la sorpresa fue volver a encontrarnos a mi hermana y a Maria, que en teoría deberían haber ido directas a meta. Aquí tampoco nos entretuvimos demasiado y salimos a afrontar lo que creíamos sería un tramo más fácil hasta meta ya que nos había cambiado el recorrido por el mal tiempo…. Ilusos….

Marta salió con más ganas ya que el radiosalil le había quitado el dolor de la cadera. Subimos al col de Montets sin más problemas y vamos al tramo nuevo que comienza con una bajada de asfalto y después sigue por una subida empinada, pero corta. Y aquí vino el bajón total del grupo. Sergio, aunque reventado se nos adelanto. Marta y yo afrontamos una bajada supertécnica con piedras y raíces mojadas que resbalaba muchísimo. marta iba muy tocada y no quise ir demasiado rápido para no perderla. Delante mía un chico, cansado de caerse, me dejó pasar para poder seguir de un manera más segura. Son momentos de confusión. Llegamos a pensar que nos bajaban directos a Chamonix. Hasta que nos encontramos una señal que nos informaba que faltaba 1H y 40 min para llegar a la Flegere, y, obviamente, las marcas iban en esa dirección. Marta se desmoronó y se me abrazo llorando. Estaba al limite.

Se hizo muy dura la subida. Poco a poco pillamos a Sergio y seguimos los tres juntos, como en tantas ocasiones ya, hacia meta. Detrás de cada cuesta salía otra mas dura, y detrás una pista de esquí, y detrás otra puñetera cuesta y detrás….. La Flegere!!!!! Yujuuuu ultimo avituallamiento. Propongo hacerlo rápido y salir para Chamonix enseguida, pero marta y Sergio están muy muy tocados y sobre todo marta se niega.

El tramo final es ya todo bajada a Chamonix y lo vamos descendiendo andando. La gente que nos vamos encontrando por el camino ya nos felicita y aplaude!!! Sergio propone trotar un poco y aunque de mala gana marta acepta. Cuando ya estamos en el casco urbano nos encontramos con unos españoles que nos animan al ver la bandera de nuestro dorsal y Sergio y yo nos animamos y subimos el ritmo un poco. En este momento marta se para hiper ventilando y medio llorando. Casi le cuesta hasta andar. Nos paramos y la acompañamos. Me fijo a nuestra derecha y veo a una mujer, completamente anónima, que se ha dado cuenta del duro momento que está pasando marta y se pone a animarla y a aplaudir. La mujer nos acompaña toda la calle animando. De verdad, gracias por ese momento. Y cuando recupera el aliento volvemos a trotar.

Ya si, estamos dentro de Chamonix y se empieza  anotar el ambiente. Aplausos y felicitaciones. Sonrisas por doquier. Nos acercamos a la meta y vamos escuchando cada vez más alto al speaker. Es impresionante recorrer esos cientos de metros con la gente aporreando las vallas y viendo el arco al fondo de la calle. Ver a mi hermana, a la familia francesa, a Maria, todos esperándonos!!! Entrar en la meta y abrazarme a mi niña y a mi gran compañero de ultras. Otra más, la más dura. La CCC!!! Levantar la vista y ver a mi querida hermana llorando a moco tendido y darle un gran abrazo. Después son momentos en los que estas como en una nube. Fotos, felicitaciones, vamos para aquí, vamos para allá…. pero de repente, ROCIO!!!! No debe estar muy lejos, y volvemos a la meta a esperarla. Y efectivamente. Al poco tiempo de volver, detrás de otro corredor aparece la chiquitilla corriendo con su chubasquero lila. Otro momentazo el poder compartir con nuestra compañera de entrenos. Meses de esfuerzos finalizados con éxito en ese punto.

Estamos de acuerdo que, hasta la fecha, la CCC es la mejor carrera que he podido terminar. Ya sea por recorrido, dureza, organización y demás aspectos técnicos de esta. Pero nunca habría sido posible sin la gente que nos a arropado. Desde el pobre Toni, al que hemos vuelto loco con los entrenos ( gracias mister) hasta la familia y amigos. Gracias a todos por la ayuda y por el seguimiento que nos hicisteis.

A por la siguiente!!!

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s